Donde las dan, las toman

Estoy siguiendo con mucha atención las informaciones que van llegando desde Murcia acerca del precio que ya ha puesto el Murcia para las entradas del derbi para los seguidores cartageneros. Y si soy sincero no me han sorprendido nada. No me gusta, pero tampoco me sorprenden esos 20 euros por entrada para cada cartagenero. Ellos, los del Murcia, sabrán si les da igual que vaya poca gente desde Cartagena o igual es lo que quieren, que tampoco lo puedo asegurar. Pero no me extraña que Moro, Deseado y compañía hayan puesto a 20 ‘pavos’ ver el Murcia-Cartagena.

Y no me extraña porque después de ver el lio que se montó en la primera vuelta parece hasta normal que ahora, Deseado quiera devolverle la jugada a su ex amigo Belmonte. Entonces el dueño del Cartagena no quiso dar su brazo a torcer bajo ningún concepto, no digo ya para la ubicación de los seguidores murcianistas en el fondo sur, que hasta ahí podría entenderlo, pero sí haber tenido un poquito de mano izquierda en el tema de los precios, sabiendo que había por delante un partido de vuelta y que ahí, Belmonte y Breis, podrían pagar la postura que quisieron adoptar en el mes de noviembre. Entonces la afición visitante tuvo que pagar 20 euros.

Una actitud que ya no es nueva en el dirigente blanquinegro y en su compañero de directiva y que, quien le conocen o le van conociendo, ya sabe que va inherente a la manera de ser de ambos, que el orgullo y la arrogancia suele preceder a esta pareja de periodistas murcianos que han hecho y hacen muchas cosas buenas en el Cartagena pero que no todo lo que hacen o lo que tocan está bien hecho. Y este capítulo abierto entre el Cartagena y el Murcia cuando toca derbi no suelen manejarlo demasiado bien.

Moro se presentó a última hora en el palco del Cartagonova a última hora.Belmonte lo saludó y poco más. Foto RAUL VELASCO

A las pruebas me remito. El año pasado ya hubo lio en el partido de ida jugado en Nueva Condomina el 30 de octubre de 2016 cuando el Murcia faltaba a su palabra y reubicaba a los más de 4.000 seguidores cartageneristas en el anillo superior del Lateral cuando desde días atrás se había acordado que podrían ocupar cualquier zona de ese graderío. Y menos mal que mantuvieron las entradas a 12 euros, lo que facilitaría la presencia de esos más de cuatro millares de blanquinegros.

Pero la venganza llegaría a la vuelta en Cartagena, cuando Belmonte y Breis no dieron su brazo a torcer e hicieron todo lo posible aquellos días para que los seguidores murcianistas que pensaban en ver el partido en Cartagena se sintieran lo más incómodo posibles. Al final y pese a todo acudieron medio millar de murcianistas a ver un partido que no tuvo el más mínimo problema en las gradas aunque los dirigentes de uno y otro hicieran bien poco por conseguirlo.

Ahora parece que vamos por unos derroteros muy parecidos. La ‘guerra’ eterna Deseado-Belmonte&Breis entiendo que se recrudece cada vez que llega el derbi, y sus malas relaciones acaban pagándolas los aficionados de uno y otro equipo. A las pruebas me remito: en Cartagena, 20 euros para la afición visitante y en Nueva Condomina otros 20 ‘pavos’ para los seguidores blanquinegros. Al final dónde las dan las toman.

Que pena, con lo fácil que sería llevarse bien, pero a veces el orgullo puede más y el aficionado de a pie es el pagano. Este que viene va a ser el quinto derbi con Belmonte como mandamás en el Cartagena y siempre ha pasado algo.

33

Pese a la postura de los dirigentes de ambos clubes la deportividad brilló en las gradas del Cartagonova. Foto. Foto RAUL VELASCO