No news, good news.

No quisiera pecar de pedantería por el título de este humilde comentario semanal, pero creo que este aforismo inglés viene que ni pintado a la actual situación del Cartagena. Qué calmada está la cosa...

Y es que se me hacía muy complicado escoger un tema para escribir sobre la actualidad del equipo. Un recién ascendido que ha superado sus problemas de adaptación, que ha conseguido armar una base sólida para campear por la categoría, y que además se da el lujo de divertir y divertirse de cuando en cuando. Es todo tan bonito que me ha llevado a la reflexión de que "no news, good news".

ElqzlwFXgAAvPAgRubén Castro y sus siete goles, por ahora, ayudan mucho a este gran momento de calma en el FC Cartagena/Foto FCC

Porque no siempre ha sido así, desde luego. Pero qué gusto da saber que no hay problemas reseñables en el horizonte o que, si los hay, están quedando escondidos debajo de los buenos resultados. Los Rubén Castro, Gallar y compañía están haciendo que, por el momento, el retorno a la división de plata sea casi perfecto. Lo único que le faltaría a la situación para cuadrar el círculo sería ver las gradas del Cartagonova repletas de aficionados que tanta Segunda B han tragado. Pero esa sí que es ya otra película. Demasiado que podemos ver competir al equipo semana tras semana.

Lo único que queda es mantener la tensión. Ojo con empezar a mirar al playoff más que a la permanencia, que en Cartagena muchas veces somos de desatarnos enseguida. Habrá que estar preparados para aguantar el tirón cuando vengan mal dadas, porque vendrán mal dadas. Pero, mientras tanto, disfrutemos de la calma que te ofrecen los puntos que ya nadie va a mover del casillero.

PD: El origen de la frase que da título al comentario es una expresión italiana que seguramente suena mejor: "Nulla nuova, buona nuova"